conservar-vino

Muchas son las preguntas que se hacen a menudo los consumidores de vinos en el hogar. Puede que, como winelover, te hayas preguntado muchas veces si estás conservando correctamente las botellas de vino para preservar y mantener todo su sabor. Por ello, desde Enoteca Vinateros te facilitamos cómo mantener y conservar el vino sin perder su calidad.

¿Qué factores hay que tener en cuenta para conservar el vino?

 

Temperatura

La temperatura perfecta para conservar el vino es siempre inferior a 15ºC. Si sobrepasamos esa cantidad, se incrementa la actividad microbiana y se modifican los componentes del vino. Este dato es esencial, ya que no hay peor inconveniente para la conservación de una botella de vino que un cambio brusco de temperatura.

Por ello, lo correcto es que la temperatura de conservación se mantenga entre los 10º y los 15º, y que el vino no sufra oscilaciones térmicas. No es conveniente guardarlas en zonas de cocina donde la temperatura puede oscilar varios grados cuando se cocina. El mejor sitio para ello, es una zona de sótano o trastero donde no existan sistemas de calefacción o aire acondicionado que varíen la temperatura.

Lugar, ventilación y humedad

El lugar escogido para conservar el vino tiene que ser fresco y la humedad relativa debe estar entre el 60%y el 80% para que el corcho no se seque o se humedezca. Para conocer la temperatura y la humedad relativa en cualquier momento, es conveniente colocar un termómetro y un higrómetro junto a las botellas, así podremos controlar que no se produzcan grandes oscilaciones térmicas.

Para la conservación de una botella de vino es esencial que el sitio en el que se almacenen sea oscuro, ya que la incidencia de la luz hacia las botellas puede generar reacciones químicas como la oxidación en el vino y la pérdida de calidad. En el caso de ser un lugar con mucha luz, sitúa las botellas en muebles cerrados o cajas.

Otro factor a considerar es que se produzca una buena ventilación, evitando que el vino quede libre de olores y de una humedad excesiva.

Tiempo de conservación de una botella de vino

No cualquier vino mejora con el tiempo, por eso es importante saber distinguir qué vinos son buenos para conservar y cuáles son mejores para consumir pronto. A parte del lugar donde se mantiene y conserva el vino, hay que valorar y tener en cuenta su procedencia, edad, añada, tipología de uva y crianza.

Por norma general los vinos jóvenes deben consumirse en torno al año u año y medio, los crianza durante los 5 siguientes y los reserva/gran reserva pueden conservarse durante unos 10-15 años aproximadamente. No conviene sobrepasar estos tiempos ya que es muy difícil y complejo conseguir conservar el vino al igual que lo hacen en las bodegas.

En cualquier caso, estas fechas de consumo son relativas ya que habría que valorar las condiciones individuales de cada botella y tipología de vino.

Posición para la conservación de una botella de vino

Esta es una de las dudas más frecuentes. Las botellas deben estar en posición horizontal, ya que el vino debe estar en contacto con el corcho con el fin de impedir que se seque y pierda su elasticidad y hermetismo entrando así aire en la botella. Para que el vino guarde su reposo de forma correcta es fundamental evitar que las botellas sufran vibraciones.

Si eres un amante del vino, tener en cuenta estos consejos hará que tu colección se conserve de la forma correcta para poder disfrutar del gran placer de una copa de vino.